es | en | eu

Parque de Cristina Enea (Parques en San Sebastián / Donosti)

Parque de Cristina Enea (San Sebastián - Donosti)
Parque de Cristina Enea Parques Egia Recomendar desde Facebook Recomendar desde Twitter Enviar a meneame Enviar a meneame Compartir en Google+ Pint It
En el extremo meridional del barrio de Eguía, a la vera del río Urumea, se encuentra uno de los espacios verdes más encantadores de San Sebastián.

Cristina Enea es un parque público que alberga cerca de diez hectáreas de arboledas, senderos y paisajes insuperable. Junto a los bosques de Urgull y de Ulía, Cristina Enea constituye uno de los grandes pulmones de la capital guipuzcoana y por extensión de toda la región vascuence. Cualquier estación del año es apropiada para descubrir este maravilloso entorno.

Con sus 95 mil metros cuadrados, este parque comprende los barrios de Amara, de Riberas de Loiola y del Centro, ademas del barrio de Egia. Así, goza de gran centralidad merced a una situación geográfica privilegiada.

Pierre Ducase, el prestigioso jardinero francés que idearía la Plaza de Guipúzcoa y los parques de Miramar y Aiete, sería el encargado de proyectar el diseño del Cristina Enea. Tanto el palacio como los jardines encuentran su origen en el 1700, aunque en rigor hay que señalar la segunda mitad del siglo XIX como el momento en que el parque empezó a tomar forma.

Era una época de cambios, una época en que Donostia se resentía de las heridas de 1813. Pero también era una época de renacimiento. Destacados ciudadanos sería los protagonistas de impulsar una ciudad que estaba llamada a convertirse en una de las más cosmopolitas de su tiempo. En este sentido Fermín Lasala, Duque de Mandas, desempeñaría un papel importante no solo en la creación del parque de Cristina Enea sino también en el fortalecimiento de la cultura y distintas instituciones donostiarras.

En 1863 el Duque de Mandas adquirió la finca Mundaiz para levantar en aquellos terrenos su residencia y los jardines de la misma, que bautizaría como ‘Cristina Enea’ en honor a su esposa.

A principios del siglo XX, tras la muerte del duque, la Diputación de Guipúzcoa heredaría los terrenos y las propiedades que durante varias décadas habrían de sufrir un paulativo abandono. Como no podía ser de otra manera, la naturaleza reconquistó entonces los dominios usurpados por el hombre.

A partir de 1977 se llevan a cabo distintas operaciones para rehabilitar los céspedes y liberar los caminos hasta doblegar de nuevo la masa arbórea que había invadido dos tercios del parque. Tras su reapertura, el Cristina Enea se convertía así en uno de los más bellos parques públicos de Donostia.

Posteriormente se incorporaron diversas estructuras y espacios que buscaban ampliar el parque, que en la década de los 90s empezaba a consolidarse como uno de los rincones turísticos más atractivos. De esta manera, en 1991 se rehabilita el estanque, y a principios del 2000 se construye una pasarela peatonal salvando las aguas del Urumea para comunicar el parque.

Actualmente Cristina Enea ofrece un aspecto admirable, con una densidad y una variedad arbórea incomparables, amén de unas vistas asombrosas. Hasta puede encontrarse una comunidad de pavos reales que harán las delicias de los más pequeños. Merece la pena dejarse conquistar por uno de los parques más emblemáticos de San Sebastián.
Fotos relacionadas con Parque de Cristina Enea
Edificio Fundación Cristina Enea
Edificio Fundación Cristina Enea (San Sebastián - Donosti)
de SanSebastianDonosti.com
Estanque parque Cristina Enea
Estanque parque Cristina Enea (San Sebastián - Donosti)
de SanSebastianDonosti.com
Edificio Fundación Cristina Enea
Edificio Fundación Cristina Enea (San Sebastián - Donosti)
de SanSebastianDonosti.com

Publicidad

Publicidad
Turismo en Londres
Esta página web utiliza cookies para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias.
Seguir navegando significa Aceptar las política de cookies. Más información